sábado, 19 de marzo de 2011

No soy alta, en realidad, ni siquiera llego al metro sesenta. Soy incapaz de estarme quieta, hablo demasiado y me enfado muy deprisa, aunque se me pasa muy rápido. Lloro demasiado, pero te puedo prometer que no te aburrirás conmigo, te volveré loco y querrás salir corriendo de lo pesada que me pongo a veces. También te darás cuenta, con el tiempo, de que soy algo caprichosa y un poco coqueta también, para qué negarlo. Soy algo vergonzosa. Siempre estoy riéndome, aunque sea por cualquier chorrada. Mi pelo, castaño odios que me lo toquen. Mis ojos, marrones y con largas pestañas. Puede que un día tenga mil sonrisas para repartir, y otro en cambio no tenga ganas de nada. Quiero a muchas personas, y odio a otras tantas. Para unos seré demasiado perfecta y para otros tendré demasiados defectos. Para unos seré la mejor amiga del mundo, y otros no me querrán ni ver. Tengo muchas cosas buenas, pero también muchas malas. En público, suelo mostrarme negativa pero los que me conocen de verdad saben que me paso el día brincando y cantando estupideces. Me gusta contarle mis secretos a la gente en la que confío y que esa gente confié en mi. Me gusta picar, pero no que me piquen. Me gusta reír y hacer reír. Me gustan los pequeños detalles y los grandes momentos. Me gusta recordar viejos momentos. Me gustan los besos lentos. Me gusta actuar sin pensar en las consecuencias. Me gusta aprender de mis errores, que no son pocos. A veces puedo ser muy tímida, otras en cambio puedo ser la más lanzada. Soy muy sensible, aunque la gente se piense lo contrario. Odio que la gente me vea llorar, y me lo guardo todo para mi solita. Puedo ser cabezota, muy cabezota, orgullosa, gritona, infantil, bipolar, cariñosa, risueña y soñadora. Soy la persona más celosa que existe en este planeta. Odio los lunes y me encantan los sábados. Tengo muy poca confianza en mi misma y demasiada en los demás. Cuando estoy callada es porque tengo miedo a abrir la boca, y derrumbarme. Me gusta llevar la contraria a la gente. Me río y chillo constantemente. Camino sonriendo, sobre todo después de ver a alguien especial. Fallo en las cosas fáciles y acierto en las difíciles. Con tal de hablar con alguien, hablo de lo que sea. En el bolsillo derecho de mi pantalón, siempre va mi móvil. Soy impuntual. Siempre llevo reloj, vaya donde vaya. Soy una más del club de tontas enamoradas. A menudo me siento pequeña, muchos dicen que lo soy. Hago el tonto siempre que puedo, me encanta. Para mi es blanco o negro, el gris no existe. O te quiero o te odio. O me da igual o todo me afecta. O algo me gusta o no puedo ni verlo. Hago lo que quiero y cuando quiero. Cuando tengo un mal día, no hay quién me aguante y suelo pagarlo con quién no debo. Casi siempre voy con miedo a fallar, pero me entrego al máximo. Soy muy orgullosa y me callo muchas cosas que me gustaría decir. Soy ese tipo de persona que nunca llegas a conocer del todo y que sin querer, sonríe para parecer mucho más fuerte. Tengo mis mas y mis menos. Odio que me hagan callar. Me tengo que caer 100 veces, si no no aprendo. Odio la lluvia cuando estoy en la playa y el frío si no tengo mantas. Me gustan los besos en la nariz y las miradas que dicen cosas. Me equivoco tantas veces como decisiones tomo. Cuando quiero, quiero, y cuando no quiero, no quiero. Suelo escribir mi nombre en los cristales, para borrarlo después. No me entiendo, pero tengo claro lo que quiero, y mucho más lo que no. Casi nunca me apetece ir a entrenar, pero cuándo estoy allí no me quiero ir, mi equipo es lo mejor que tengo, aunque seamos penosas, ellas son increíbles. Tengo por costumbre soñar despierta todas las noches. Me enamoro fácilmente, y puedo pasarme horas pensando en él. Soy de esas que piensan más en los demás que en sí mismas, de las que piden perdón sin motivo, de las que hablan horas de algo que ha ocurrido en un segundo, soy de las que se preocupan mas de de vivir la vida como les plazca que de lo que puedan pensar los demás. Tengo los mejores amigos del mundo, y aún así no paro de quejarme. Escribiré tu nombre en la arena, tantas veces como sea posible

No hay comentarios:

Publicar un comentario